Germinal I
Técnica mixta sobre madera
10 x 15 cm
2016

Germinal II
Técnica mixta sobre madera
15 x 20 cm
2016

Germinal III
Técnica mixta sobre madera
18 x 35 cm
2016

Germinal IV
Técnica mixta sobre madera
15 x 25 cm
2016

Germinal V
Técnica mixta sobre madera
15 x 20 cm
2016

Germinal VI
Técnica mixta sobre madera
15 x 20 cm
2016

Germinal VII
Técnica mixta sobre madera
15 x 20 cm
2016

Germinal VIII
Técnica mixta sobre madera
15 x 40 cm
2016

Germinal IX
Técnica mixta sobre madera
15 x 40 cm
2016

Germinal X
Técnica mixta sobre madera
20 x 25 cm
2016

Germinal XI
Técnica mixta sobre madera
15 x 20 cm
2016

Germinal XII
Técnica mixta sobre madera
15 x 60 cm
2016

Germinal XIII
Técnica mixta sobre madera
15 x 25 cm
2016

Germinal XIV
Técnica mixta sobre madera
10 x 15 cm
2016

Germinal XV
Técnica mixta sobre madera
10 x 15 cm
2016

Germinal XVI
Técnica mixta sobre madera
15 x 20 cm
2016

Germinal XVII
Técnica mixta sobre madera
20 x 25 cm
2016

Germinal XVIII
Técnica mixta sobre madera
25 x 20 cm
2016

Germinal XIX
Técnica mixta sobre madera
15 x 20 cm
2016

Germinal XX
Técnica mixta sobre madera
10 x 15 cm
2016

Germinal XXI
Técnica mixta sobre madera
35 x 18 cm
2016

Germinal XXII
Técnica mixta sobre madera
20 x 25 cm
2016

Germinal XXIII
Técnica mixta sobre madera
Panel izquierdo 20 x 15 cm
2016

Germinal XXIII
Técnica mixta sobre madera
Panel izquierdo 20 x 15 cm
2016

Germinal XXIII
Técnica mixta sobre madera
Panel derecho 20 x 15 cm
2016

OCULTAR
OCULTAR

Germinal, Madrid

| 2016

“Todo fluye”, Heráclito.

Germinal, germen, semilla, origen, embrión, en ciernes, primigenio, célula, todo ello aflora y se abarca en este atractivo conjunto de pequeñas, diminutas y delicadas piezas pictóricas de María José Romero (Ciudad de México, 1970), sutil y profundo es el tratamiento que ella brinda a la gran temática de las múltiples génesis que la naturaleza ofrece con amplitud, sin dejar a un lado desde luego a la naturaleza humana. El tema central de esta exposición es colocar en relieve a la suprema actividad de la naturaleza por recrearse y renovarse por medio de embriones que combinan dialécticamente tanto integración como desintegración, explosión e implosión. Llama la atención cómo esta veintena de obras de dimensiones minúsculas cercanas en promedio a los 15 x 60 cm fina y cuidadosamente trabajadas en acrílico con técnicas mixtas sobre madera, prácticamente acariciadas en su elaboración, den cabida a un universo pletórico de energía, a un campo infinito de fuerzas creativas y gestantes en continua reproducción de dimensiones intangibles. Las piezas invitan al observador a un diálogo íntimo, exclusivo, propio a interactuar y adentrarse en ellas, justo esa pequeña dimensión es la que las hace grandes. Como espectadores, las obras nos obligan a reducir nuestro cono de observación y acercarnos a ellas para crear un diálogo individual, generan una intriga magnética que nos conduce a una atmósfera casi metafísica de entrelazamientos de cuerpos vivos y energías atrayentes.

Lo anterior hace que sea un conjunto de obras de gran sensualidad, erotismo y candidez, muy característico de los gestos y trazos en el lenguaje visual y plástico expresado en las anteriores exposiciones y series de María José Romero, con la diferencia, en este caso, además del formato, de expresar en esencia un dinamismo perpetuo, un fluir permanente definido plásticamente por capas, veladuras, planos, membranas, pieles, gestos y profundidades que dejan entrever el misterio de los organismos vivos.

Son paisajes o escenarios al interior de entes vitales que expresan un permanente fluir. Como si se tratase de una danza musical y sensual logran una grata experiencia estética que atiende y se dirige a territorios sensoriales y eróticos más que a los correspondientes a la razón.
 

Felipe Leal
 

Ciudad de México, 2016

OCULTAR